El mes de Octubre tuve la oportunidad de tomar un curso intensivo El Arte de Fermentar con Sandor Ellix Katz en el rancho de Villa de Patos en General Cepeda, Coahuila, México. Tengo un par de años preparando fermentos básicos como chucrut (sauerkraut) de diferentes sabores, cebollas, yogurt… pero no soy experta. El tema me interesa mucho por varias razones: los grandes beneficios de consumir alimentos fermentados para nuestra salud, la diversidad de sabores que se puede crear en el proceso, y la interacción con los alimentos cuando los preparamos con las manos y observamos como se transforman durante la fermentación. Para los que no saben qué es fermentación, aquí va una breve explicación:

Fermentación es un proceso metabólico en el que los microorganismos, como bacterias, levaduras u hongos, convierten compuestos orgánicos, generalmente carbohidratos como azúcares y almidón, en alcohol o ácidos. Alimentos fermentados son ricos en probióticos, por lo que al consumirlos se agregan bacterias y enzimas beneficiosas a la flora intestinal, lo que aumenta la salud del sistema digestivo y microbioma intestinal y mejora el sistema inmune.

El curso fue organizado por Raquel Guajardo Buerón, fundadora del taller RBG y autora del libro Kombucha, Kefir, and Beyond y Galia Kleiman, Health Coach y autora del blog www.babylovesfood.com. Las dos son mujeres emprendedoras súper pros en el mundo de fermentación y tengo muchísimo que aprender de ellas. Varios productos de Raquel, como el sauerkraut, kimchi y kombucha, ya se encuentran en todos los HEB de San Pedro Garza García. Si no te llama atención o no tienes tiempo para hacer tus propios fermentados, te recomiendo comprar los de la marca RGB, son una excelente opción de añadir probióticos a tu alimentación.

Cuando supe que el curso va a ser en en el rancho de Villa de Patos me inscribí luego luego porque era un sueño mío poder visitarlo. Me gusta saber de dónde vienen los alimentos que consumo y conocer a las personas detrás de la marca.

Villa de Patos es una empresa familiar dedicada a producir alimentos sanos en forma sustentable combinando tradición con tecnología para ofrecer lo mejor de la tierra. Tienen varias tiendas en la república: en Monterrey, Saltillo, Guadalajara, Ciudad de México, y General Cepeda.

Me encantan los productos de Villa de Patos: nueces, ates de membrillo, agua de coco y jugos prensados en frío, productos lácteos, carnes de libre pastoreo, mermeladas, nieve endulzada con miel de maguey, y además ofrecen una variedad de productos de otras marcas mexicanas. Sus tiendas son muy lindas y mi familia somos clientes desde hace muchos años. También fue increíble conocer a Sofía y Emilio, los dueños del rancho, quienes nos recibieron en su casa, enseñaron cómo se prepara el pulque y maíz nixtamalizado, y compartieron con nosotros los deliciosos productos de Villa de Patos. Un día Sofía nos llevó al molino del pueblo para moler el nixtamal y luego hicimos tortillas para la comida. ¡Las mejores tortillas que he probado! Ojalá hubiera más gente así en México que realmente se preocupa por ofrecer productos locales y de calidad, preparados con métodos tradicionales, sin químicos añadidos.

Alrededor de 20 personas de diferentes partes de México y también de Polonia, Estados Unidos, y Canadá pasamos 4 días aprendiendo y compartiendo enseñanzas. Varios de los asistentes del curso ya tienen un negocio de productos fermentados, otros están desarrollando proyectos nuevos, y el resto de las personas fermentamos para nosotros mismos y nuestras familias. El programa del curso también fue muy amplia: sauerkraut, kimchi, relish (imagínate una mesa larga con todas estas personas juntas preparando sauerkraut!); productos lácteos como yogurt (3 tipos diferentes), kefir, queso y mantequilla; bebidas como sidra, kombucha, y kvass; sourdough y nixtamal, y también discutimos otros tipos de fermentación como carne, pescado, y huevo. En realidad era muy poco tiempo para cubrir todos los temas, pero nos fuimos inspirados y tenemos los libros de Sandor y de Raquel para seguir experimentando.

Me encantó escapar de la ciudad por un par de días, conocer a gente que comparte intereses similares, comer saludable y delicioso, caminar entre los magueyes y membrillos, y hasta intentar de ordeñar las vaca del rancho. Gracias a Raquel, Galia, Sandor, Sofía y Emilio por organizar este curso increíble. Esperamos la siguiente edición!

Próximamente les compartiré la segunda parte de este artículo presentando a Sandor Ellix Katz, el gran maestro de fermentación. Aproveché la oportunidad y le hice algunas preguntas para que Ustedes puedan tener una idea de quién es Sandor y qué significa la fermentación para él. Manténganse al tanto.

A tu salud,

Dana

RELATED POSTS

LEAVE A COMMENT